¿Cómo quieres tú proyecto?

¿Cómo quieres tú proyecto?

¿Cómo quieres tú proyecto?

¡¡Al rico proyecto bueno, bonito, barato, oiga!!

Cuando decidimos contratar a un profesional (ya sea arquitecto, fotógrafo, diseñador, instalador, empresa de reformas…) queremos que cumpla la ecuación “Bueno, bonito y barato” aún sabiendo que encontrar las 3 exigencias juntas es casi una utopía, y según el tipo de proyecto yo me atrevería a decir hasta que temerario. Además de forma extremamente habitual a esa ecuación se le añade el factor tiempo, es decir, “Rápido”. Para todos aquellos que estéis pensando contratar los servicios de un profesional, aquí os dejo una guía definitiva para saber hacia donde debéis ir sin caer en trampas imposibles.

proyecto bueno, bonito, barato

Más claro que el esquema no se puede ser:

  • Rápido, Barato y Bueno: Utopía Imposible, no te rompas la cabeza buscando profesional ni pierdas más tiempo.
  • Rápido y Barato: Conseguirás algo feo, mal diseñado, poco pensado, rápido y descuidado, no sólo en los detalles del proyecto sino en lo esencial del mismo.
  • Rápido y Bueno: Tendrás que pagarlo, piensa que el tiempo es tu debilidad y juega en tu contra en la negociación con el profesional.
  • Bueno y Barato: Esta fórmula es posible aunque puede ser entregado justo a tiempo rozando el demasiado tarde. Si no tienes prisa, genial. Es lo ideal si sabes planificar tu tiempo y alinearlo con tus objetivos.
  • Gratis y Bueno: Siento decirlo: naranjas de la china. Cualquier profesional que se precie es consciente de lo que vale su tiempo, su conocimiento y su esfuerzo.
  • Gratis, Rápido: Yo no me fiaría “un pelo”… a menos que me lo haga yo misma.
  • Gratis, Rápido y Bueno: Sal Corriendo. Lo mismo que te contaba antes: yo no me fiaría a menos que me lo haga yo misma y además, sepa lo que estoy haciendo.

Triada Tiempo Coste Calidad de un proyecto

En Project Management (Gestión de Proyectos) hablamos de la triada Tiempo-Coste-Calidad. Imagina que tu proyecto es ese triángulo a la izquierda y que cada elemento que puede afectarlo (el tiempo que va a durar, cuánto va a costar y la calidad que va a tener) está en uno de los vértices de ese triángulo. Cada vez que modificamos uno de esos factores, estamos afectando a los otros dos y por tanto, al conjunto del proyecto. Es como si tirásemos de uno de los vértices del triángulo y los otros dos se resintieran. Pongamos un ejemplo de proyecto: la reforma de la cocina de nuestra vivienda. El constructor nos dice que tirar el tabique, cambiar el alicatado y poner una puerta nueva va a costar 20.000 € y le va a llevar 2 meses completarlo. Según esta situación de partida, probemos varias modificaciones al proyecto:

– El cliente decide además, cambiar el solado: eso supone un aumento del tiempo (horas de trabajo por la nueva actividad) y del coste (baldosas para el suelo y horas/hombre de trabajo) que va a necesitar el constructor para completar el proyecto.

– El cliente decide que quiere lo quiere en 1 mes y no 2: es necesario entonces pagar a más equipo para reducir el tiempo (y ojo, esto no es infinito: 9 mamás no hacen a 1 bebé en un mes) o peor aún, hacer que el equipo previsto lo haga más rápido (Manolo y Benito, chapuzas a domicilio)

– El cliente sólo puede pagar 15.000 €: entonces lo más probable es que tengamos que modificar los requisitos del proyecto: se pone la puerta que ya estaba, se busca otro alicatado más barato… etc. Es poco habitual que variando el tiempo logremos directamente la reducción de precio.

Clientes… Nos vuelven locos con los briefings, nos ajustan los timings, nos regatean los budgets… Pero aún así, les queremos y no podemos vivir sin ellos…

¿Te ha gustado lo que has leído? Únete a la comunidad

Únete a mi comunidad y recibe más pildoras formativas sobre Arquitectura, Project Management y BIM Management además contenido exclusivo directamente en tu bandeja de entrada.

100% libre de Spam. Puedes darte de baja cuando te apetezca. Nada que perder, mucho que aprender.

The following two tabs change content below.

Pilar Jiménez Abós

Arquitecto ● BIM Manager ● Project Manager
Me considero una evangelizadora del BIM. Ayudo a empresas del sector de la construcción a migrar del CAD al BIM implantando ArchiCAD en su flujo de trabajo y ahorrándoles tiempo y quebraderos de cabeza. La eficiencia es hacer las cosas bien, la eficacia es hacer las cosas correctas. Por eso quiero que aprendas conmigo. ¡Suscríbete a mi blog ya mismo!

Latest posts by Pilar Jiménez Abós (see all)

Comparte si te ha gustado

6 comentarios en “¿Cómo quieres tú proyecto?

  1. José Ignacio Lafont Albillos

    Estupendo Pilar. Suscribo toda tu disertación. Me encanta comprobar que una compañera de fatigas lo tiene tan claro. Deberíamos buscar la manera de trasladar al mercado estas pocas y simples ideas. Quizás nuestros colegios profesionales podrían invertir un poco más en este tipo de acciones realmente efectivas y dejarse de proyectos vacuos…

    1. Pilar Jiménez Abós Autor del post

      Jose Ignacio, pues comparto contigo la idea: no estaría nada mal que nuestros colegios profesionales se reinventaran también como nos hemos visto obligados a hacerlo tantos profesionales en el sector de la construcción…

  2. Carlos

    Pues yo si pienso que rápido, barato y bueno es posible, y lo digo como profesional… el gran problema del empresariado en este país es que no somos capaces de ponernos en el lugar del cliente, no lo escuchamos ni atendemos sus necesidades y espectativas, como empresarios somos egoistas, calculamos cuanto queremos ganar y pretendemos que el cliente se amolde a nuestras cuentas, y si no, nos quejamos y echamos las culpas a que no valoran nuestro trabajo…
    Y encima como clientes asumimos que si es bueno y rápido tiene que ser caro!!

    1. Pilar Jiménez Abós Autor del post

      Probablemente en muchas ocasiones ese mal entendimiento con el cliente tenga que ver con poco o insuficiente tiempo dedicado a definir el alcance del proyecto: qué es exactamente lo que se quiere, cuánto tiempo es necesario para hacerlo y con qué presupuesto se cuenta ya que en ocasiones habrá que pagar a terceras partes. Un buen gestor de proyectos analiza desde el principio estos factores con todos los stakeholders. Gracias por tus comentarios Carlos.

    2. Javi

      Como Delineante-Proyectista soy, y por lo tanto muy metido en la redacción de proyectos, afirmo que si el proyecto se hace rápido no es bueno, lo siento, no se puede hacer un proyecto que habitualmente lleva una semana en dos días y con la misma calidad, es cuestión de números. Si a ti, dar la vuelta a la manzana corriendo te lleva 2 minutos, podrás forzar hasta cierto límite “1 minuto y 45 seg”, pero seguro que de ahí no puedes bajar sin caerte, lesionarte o incluso infartarte….pues todo tiene su límite, y bajar de ahí tiene consecuencias.
      Claro que se pueden reducir tiempos, pero en muchos casos aumentando horas de trabajo diarias, así se reduce con misma calidad, pero misma calidad en menos días y sin aumentar horas, el resultado es peor trabajo, o menos definido, o sea mal trabajo.
      Hace años que los proyectos se van degradando, y la prueba es la falta de “normalidad” en los mismos, sin respetar las reglas de representación.
      Un saludo

Deja un comentario