Vivienda = activo, la mayor falacia inmobiliaria jamás contada

Vivienda = activo, la mayor falacia inmobiliaria jamás contada

Vivienda = activo, la mayor falacia inmobiliaria jamás contada

No es activo todo lo que reluce…

De forma relativamente habitual (ahora menos) pero especialmente en el periodo pre (esa palabra maldita… venga, va… la digo: carraspeo y voz de ultratumba) CRIIIIIIII-SIIIIIS se nos ha estado diciendo que la vivienda es un activo. Y nos lo hemos creído. ¿Por qué? Principalmente porque en España de forma generalizada adolecemos de una profunda incultura financiera.

Vivienda = activo

Tengo que reconocer que en mi vida como estudiante jamás escuché una explicación de lo que es activo y pasivo hasta que no hice el Máster de Project Management. Ni en el instituto ni durante la carrera de Arquitectura se mencionaron esas dos palabras que en realidad son básicas para entender algo de Economía aunque sea a nivel doméstico y que sí son esenciales a nivel profesional, tanto si decides montar tu negocio y controlar tu balance financiero y tu cuenta de resultados como si trabajas por cuenta ajena.

Con el permiso de grandes economistas a los que no entendemos el común de los mortales con tanta palabrería oscura voy a empezar por explicar de manera muy breve la diferencia entre Activo y Pasivo. En realidad como diría mi admirado economista Leopoldo Abadía, la economía es sencilla y sobre todo, de sentido común. Un activo es todo aquello que mete dinero en tu bolsillo. Por ejemplo, un cliente que paga, unas acciones revalorizadas que haces líquidas (vendes por encima del precio de adquisición), tu nómina, un libro que has escrito o unas fotografías que gustan y que sobre todo, te compran. Por el contrario un pasivo es todo aquello que saca dinero de tu bolsillo. Por ejemplo, un proveedor al que tienes que pagar su producto o su servicio, la compra semanal, tu viaje a Torrevieja o cualquier préstamo que tengas con tu querido banco. Por tanto la clave va a estar siempre en cuál de los dos es mayor y cuánto tiempo puedes aguantar una deuda sin dejar de pagarla si el mayor es el pasivo o pierdes tus activos (te quedas en el paro). Así de sencillo.

No voy a entrar en explicar los tipos de activos y pasivos ni mucho menos en qué consiste un balance financiero. De ahí que no haya posteado la imagen del cuadro complejo de balance. De nuevo me perdonen los grandes gurús de economía. Lo que sí quiero contarte es por qué tu vivienda no es ni será nunca un activo. Y en realidad es muy simple, sólo tienes que hacerte una pregunta. ¿Voy a obtener dinero de mi vivienda? Y aquí está el truco con el que los bancos nos vendían la “burra”: “¡Claro! Es una inversión segura porque el valor de la vivienda no cae nunca. Al contrario, sube siempre”. Bueno, como hemos podido comprobar desde finales de verano de 2007 eso es totalmente falso. La burbuja pinchó y la vivienda se depreció en mayor o menor medida según la zona. Por tanto, de “inversión”, nada. Y de “segura” mucho menos. En cualquier caso, si vamos más allá con la pregunta ¿cuándo obtendrías dinero con tu vivienda? Al venderla, ¿verdad? Bien, ¿y dónde tienes pensado vivir ahora puesto que esa era tu vivienda? ¿Debajo de un puente o en una cueva? En otra, claro. ¿Y dónde la vas a comprar? ¿En la misma zona o similares donde también y con toda probabilidad se han revalorizado las demás? A menos que tengas previsto comprar tu vivienda en una zona que se revalorice para después venderla e irte a vivir por ejemplo al Congo, no le vas a sacar a tu vivienda un rendimiento que compense el riesgo que has asumido. Es decir, que merezca la pena dicha operación financiera.

¿Cuándo va una vivienda a funcionar como activo? Cuando sea tu segunda vivienda y la pongas a rendir, es decir, cuando la alquiles o la vendas por un precio superior al que la compraste. ¿Entonces mi primera vivienda es un pasivo? A menos que no vivas en ella todo el año y esas temporadas en las que no estás la alquiles, tu vivienda es un gasto. Conozco casos que así lo hacen y en cualquier caso su vivienda son las dos cosas: pasivo porque siguen pagando una hipoteca y activo porque obtienen unos ingresos con ella. Otro tema es si los ingresos compensan los gastos o no lo hacen. Y como ya he dicho, si no es tu caso será un gasto porque saca todos los meses dinero de tu bolsillo con la hipoteca, los gastos de comunidad… etc. Lo que tú puedes decidir es qué tipo de gasto quieres que sea: limitado si compras, pues llegará el bendito día en el que esa hipoteca termine (con suerte, si mantienes tu trabajo en este mercado laboral cada vez más cruel y despiadado) o ilimitado si decides alquilar y no correr el riesgo de endeudarte con tu querido banco y tener un gasto fijo todos los meses sin tener la seguridad de unos ingresos fijos todos esos mismos meses. Vamos, la eterna pregunta: ¿compro o alquilo? Y mi respuesta: ¿puedes asumir el riesgo hoy y durante el tiempo que dure tu hipoteca?

Mi recomendación: no “compres” ideas populares sin cuestionarlas por muy trajeado que esté el tipo que te lo dice o muy buena amistad que tengas con el asesor de tu sucursal (no olvides que cobran por hipoteca “colocada”), infórmate antes todo lo bien que te sea posible, sopesa tu capacidad de endeudamiento, revisa adecuadamente si tienes la habilidad, los recursos, la flexibilidad y la movilidad personal y profesional para mantener unos ingresos fijos (tu trabajo, tus clientes, tus ventas…) mientras duren esos gastos fijos y muy especialmente busca la manera de obtener la educación financiera necesaria antes de responsabilizarte de la que probablemente sea la operación financiera de mayor riesgo que asumas en tu vida.

¿Te ha gustado lo que has leído? Únete a la comunidad

Únete a mi comunidad y recibe más pildoras formativas sobre Arquitectura, Project Management y BIM Management además contenido exclusivo directamente en tu bandeja de entrada.

100% libre de Spam. Puedes darte de baja cuando te apetezca. Nada que perder, mucho que aprender.

The following two tabs change content below.

Pilar Jiménez Abós

Arquitecto ● BIM Manager ● Project Manager
Me considero una evangelizadora del BIM. Ayudo a empresas del sector de la construcción a migrar del CAD al BIM implantando ArchiCAD en su flujo de trabajo y ahorrándoles tiempo y quebraderos de cabeza. La eficiencia es hacer las cosas bien, la eficacia es hacer las cosas correctas. Por eso quiero que aprendas conmigo. ¡Suscríbete a mi blog ya mismo!

Latest posts by Pilar Jiménez Abós (see all)

Comparte si te ha gustado

Deja un comentario